jueves, 19 de junio de 2008

BOCA CHICA, UN ENCUENTRO CON LA HISTORIA



















Santiago F. Silva García (1)
María B. Cruz Martín (2)
Omar Jiménez Morgado(3)


(1)
Licenciado en Física y Astronomía
Arqueólogo aficionado
(2) Licenciada en Biología
(3) Técnico Mecanización Industrial


AGRADECIMIENTO.-

A los integrantes del desaparecido grupo CAONAO, Miembro Colectivo de la Sociedad Espeleológica de Cuba, que con su esfuerzo hicieron posible la culminación exitosa de este trabajo de investigación.


INTRODUCCIÓN

A pesar de lo mucho que se ha escrito acerca del Mayor General Serafín Sánchez Valdivia, nunca se agotarán aspectos de su vida y obra sobre los cuales podrán escribir nuestros historiadores y escritores en general, pues..."la muerte no constituye el abismo donde caen, desaparecen o se olvidan las páginas de gloria y estoicismo, escritas con sangre por los mejores hijos de un pueblo".

Muy allegado a nuestro Apóstol José Martí; Serafín Sánchez recibió muestras de simpatía, cariño y respeto de éste. Un ejemplo elocuente de ello lo constituye el artículo que publicara en el periódico "Patria", el 19 de agosto de 1893:
-"El General Serafín Sánchez vino a lo que tenía que hacer...la noche antes de su partida, sentado junto a la mar, bajo los árboles prestados del destierro, narraba con angustia los sucesos de la guerra. Las mujeres le oían sin llorar, como envidiosas. Los hombres canosos o jóvenes callaban como presintiendo. El General Serafín Sánchez, es digno del amor de los cubanos, por el valor que ha empleado en su servicio, por la dignidad conque vive en el destierro, del trabajo de sus manos y por la pasión republicana que le dirige el brazo heróico."

El patriotismo, lealtad por la causa y el independentismo de Serafín están presentes cuando expresa:
-"...Yo puedo ahogar mi cariño y beberme las lágrimas amargas, puedo morir y me atrevo a sacrificarme muriendo, pero lo que no puedo ni debo hacer es dejar mi patria esclava del extranjero por mi punible indiferencia y mi falta de virtud patriótica."

La figura del Mayor General Serafín Sánchez Valdivia fue inmortalizada por su pueblo y de ello siempre hablaron los periódicos y publicaciones locales de la época; por ejemplo: el periódico
El Fénix y la revista Heros, entre otras.

El presente trabajo fue concebido a partir de una investigación llevada a cabo en el propio lugar donde se depositó el cuerpo sin vida de este insigne patriota.

Como toda investigación histórica, ésta necesitaba también de la verificación de algunos datos y hechos acaecidos, que por sus nexos estaban indisolublemente ligados al tema central de nuestro trabajo. Así fue que iniciamos la paciente labor de visitar algunas instituciones afines para consultar bibliografías y documentos históricos importantes. Además, se encuestó también a personalidades ilustres, que jugaron o juegan un papel relevante como investigadores de nuestra historia local.

Se dedicó mucho tiempo para constatar con certeza cada uno de los aspectos que se consideró de importancia para la elaboración del informe de investigación.

Resultó difícil conocer la fecha en que fueron trasladados los restos de Serafín para el cementerio general de Sancti-Spiritus, debido a que este hecho no se reflejaba en ninguno de los documentos y trabajos consultados. Ello retrasó inevitablemente la conclusión del trabajo.

Entre los objetivos centrales que se persiguen están:
  • El profundizar en uno de los hechos históricos poco conocidos por nuestro pueblo.
  • Rescatar un lugar, que por su importancia histórica, merece ser conservado y visitado.
  • Posibilitar el conocimiento de aspectos de interés relacionados con el sitio en el que fue sepultado el cadáver del Mayor General Serafín Sánchez Valdivia, luego de su caída en combate.
  • Contribuir a la educación de nuestros niños y jóvenes en el amor a los héroes y próceres de las luchas por nuestra independencia nacional.
Esperamos pues, con esta modesta investigación, el enriquecimiento de nuestra historia local y un mayor conocimiento de la misma.


Acontecimientos históricos a partir de su muerte

-"En la finca Pozo Azul montaron sus soldados el pabellón de Serafín y tendieron su cadáver. La escolta lo veló toda la noche y le rindieron guardias de honor todas las clases del ejército: generales, oficiales y los héroes humildes, predilectos del caído. El día siguiente, por orden de Carrillo, le condujeron en hombros al rincón nativo en que debían reposar sus despojos. El reducido cortejo que acompañó al cadáver está integrado por el propio general Francisco Carrillo, José Miguel Gómez, los hermanos de serafín: Tello, Plácido y Raimundo, Lesito Salas, el Dr. Gonzalo Roig y pocos más. Llorando inconsolablemente va a su lado Loynaz del Castillo.

El cortejo pasó por Las Varas, Ciego Potrero, Los Limpios de Taguasco y La Campana, lugar preferido por Serafín para el comienzo de sus campañas y donde aspiraba a vivir en los futuros días de paz e independencia. En la finca Las Olivas, barrio de Taguasco, cerca del río Jatibonico del Sur, en un oculto rancho habitado por la familia de su hermano Plácido, le tendieron de nuevo. Quizás allí le dieron las lágrimas de su madre la despedida definitiva.

Teodoro de Jesús Marín, hermano político de Plácido, construyó un ataúd de cedro. Loynaz cubrió el féretro con la bandera cubana. Lo sepultaron junto a una cañada. Un túmulo de piedras, una cruz y un cercado rústico quedaron sobre su sepulcro".

Con los elementos históricos anteriormente expuestos, entendimos que con un guía debíamos intentar la realización del viaje a la antigua finca "Las Olivas". Era éste un espléndido tema para investigar. Nos posibilitaría el conocimiento del lugar y la profundización en lo relacionado con el lugar donde fuera sepultado por primera vez el Mayor General Serafín Sánchez Valdivia.

Estas fueron pues, las principales motivaciones que nos guiaron en la realización de este trabajo de investigación.


Praparación y organización del viaje. Entrevista a Sebastián García Granado.

Decididos a iniciar la travesía
desde el poblado de Guayos hasta la finca Las Olivas, partimos el 30 de marzo de 1985; debíamos hacer escala en Arroyo Blanco, municipio Jatibonico y así poder ultimar algunos detalles necesarios para el éxito de nuestros propósitos. Uno era localizar el lugar exacto que nos informó Omar Jiménez Morgado (coautor de este trabajo) como sitio en el que fue enterrado el Mayor General Serafín Sánches Valdivia, luego de su muerte en el combate del Paso de Las Damas.

Mientras se hacía todo lo posible por resolver los caballos para realizar la travesía, cuestión esta que quedó en manos de los compañeros Rovidio y Benerardo Jiménez; quienes desde muy temprano establecían coordinaciones para dar solución a esta necesidad, nosotros nos entrevistamos con Sebastián García Granado. Este es un anciano de 83 años, que a pesar de su edad aún mostraba el vigor y la energía de quien entrega su vida al duro trabajo del campo. Rafael García, su padre, fue dueño de la finca Boca Chica; propiedad aledaña a la finca Las Olivas. Desde 1905 radicaba en dicho sitio y contaba al morir con 103 años.

Sebastián, en la entrevista que nos concedió, nos describe cosas muy interesantes; razones por las cuales decidimos extractarla a continuación por su importancia para la investigación:


-"Conocí del lugar por mi padre. Pero no es en Las Olivas, como ustedes dicen; sino en Boca Chica. Recuerdo perfectamente que sólo quedaba, junto a la ceiba, un cercado hecho con almácigos y en el interior sólo piedras amontonadas.
La última vez que estuve en La Aguada fue en el 1928. De esos almácigos no queda resto alguno; pues uno de mis hermanos hacía semilleros en esta parte y durante la preparación de la tierra tuvo que chapear y cortar muchos árboles. Entre ellos cortó los almácigos también. En cuanto a los ranchos de Plácido, éstos se encontraban como a un kilómetro de donde estaba la tumba, pero nunca los vi y no creo que exista ningún indicio de éstos. La Aguada es un arroyo muy fértil, que nace un poco más arriba de la ceiba. En esta había algo así como una tabla con algo escrito y debe estar allí puesta..."

Al concluir la entrevista, Sebastián nos propuso su compañía en el trayecto que íbamos a realizar dentro de poco, pues estaba seguro de cómo llegar hasta el lugar; aunque hacía varios años que no iba por esos parajes. Esto nos preocupó, aunque comprendimos que con él sería más fácil encontrar el sitio que buscábamos. Deciamos que nos preocupó, porque creíamos que a su edad no podría mantenerse encima de un caballo durante tanto tiempo y en las condiciones que lo haríamos. Más tarde comprobamos lo equivocados que estuvimos al pensar que sería la travesía muy difícil para Sebastián García; ya que pudimos comprobar sus aún excelentes dotes de jinete que poseía.

El resto del día lo aprovechamos en entrevistarnos con algunos descendientes de la familia Sánchez, que viven en Arroyo Blanco. Además, dialogamos con amigos y pobladores del citado lugar.


Incursión a Boca Chica

Al amanecer, ya en pie, dábamos los últimos toques a las provisiones, equipos y lo demás que necesitábamos para la realización exitosa de nuestro trabajo. Cámaras fotográficas, brújulas, mapas, papel para croquis y libreta de notas -entre otros- eran los instrumentos y materiales que nos acompañarían durante la travesía. Los alimentos: tres latas de carne en conserva, cinco refrescos, algunas rodajas de pan y varios plátanos de fruta; además, tres cantimploras de agua.

A las 09:30 h de la mañana iniciamos la marcha, cabalgando en cuatro caballos; dos de ellos puestos a disposición nuestra por los propios campesinos de Arroyo Blanco.

La comitiva la integrábamos: Omar Jiménez Morgado, Santiago Silva García, María Berenice Cruz Martín, además, Sebastián García Granado; quien tendría la responsabilidad de guiarnos hasta nuestro objetivo y Rovidio Jiménez Morgado (hermano de Omar). Este último había tenido a su cargo parte de la organización del viaje.

Según el mapa, calculamos 11 km -aproximadamente- como distancia que nos separaba de Boca Chica; por lo que resultaba más práctico establecer el siguiente itinerario:
-Partiendo de Arroyo Blanco, tomaríamos el camino de la presa Lebrige y luego avanzaríamos 3,5 km hasta llegar a un entronque que hay a la derecha. Continuaríamos viaje por el camino a Unión de Los Pinos; pasando además por las proximidades de las lomas de Juan López y algunos centenares de metros más adelante nos desviaríamos del camino, prosiguiendo entonces por el callejón de Las Burras.

Tanto Sebastián como Rovidio no tendrían dificultades para guiarnos hasta este último punto, pero de ahí en lo adelante veríamos en el propio terreno como dirigirnos hacia el paso del río Jatibonico del Sur, pues hacía muchos años que ellos no visitaban dicha zona y quizás exista un nuevo camino en las cercanías del Callejón de Las Burras que nos pueda servir de atajo para acortar camino.

El primer trayecto fue recorrido sin contratiempos y así, dejábamos atrás 8 km, aproximadamente, que encima de las bestias, ya se hacían sentir por la falta de costumbre de montar a caballo.


¡¡No dejes de visitarnos nuevamente!!

... y así te continuaremos describiéndoles la travesía rumbo a la finca Boca Chica y podrás conocer además, el resultado y las conclusiones de esta investigación histórica; cuyo objetivo central consistió en localizar e identificar el lugar donde fuera sepultado el Mayor General Serafín Sánches Valdivia, luego de su caída en combate en la Batalla del Paso de Las Damas, en el municipio Cabaiguán, provincia de Sancti-Spiritus.


Copyright: Santiago F. Silva García
María B. Cruz Martín
Omar Jiménez Morgado


Creative Commons License


Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.


email: aguilasdeanaga@gmail.com

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal