lunes, 16 de julio de 2007

EN BUSCA DEL PASADO.- SECRETO OCULTO BAJO LA TIERRA

hacienda J M J 2
Hasta estos momentos hemos centrado la atención en la torre de Yero como edificación arquitectónica de interés, quizás ello se ha hecho de manera deliberada; ya que es una de la pocas evidencias materiales existentes, que formaron parte de la Hacienda "Jesús, María y José".

Por otra parte, debemos recordar que en el primer estudio que se llevó a cabo sobre la referida torre; Silva, Álvarez y Cruz (1984) planteaban que la hacienda" [...] contaba con una casa de vivienda; además de otras construcciones aledañas, creadas para diversos fines o funciones en las que se ha mantenido el mismo estilo, propio de la época. En la parte frontal existía un cercaso o muro de ladrillos de 1 m, aproximadamente, de altura y 0,40 m de espesor y en el que se hallaba una verja de hierro, que servía como entrada principal a dicha hacienda. Paralelamente a este muro y a sólo 2 m se extiende el antiguo camino de Santa Cruz; que servía como vía de comunicación con la ciudad de Sancti-Spiritus [...]".

Restos o vestigios del cercado fueron localizados durante los trabajos de campo que se efectuaron en aquella investigación; así como de un pequeño secadero de café, un tejar
artesanal y el pozo de brocal. En este tejar debieron fabricarse las tejas y ladrillos que se emplearon también en el resto de las instalaciones, como la mansión o casa de vivienda, el barracón de esclavos, el cerco de contención del pozo de brocal y quizás alguna otra de menor importancia, de la cual hoy día no quedan indicios.

En cuanto a la antigua hacienda "Jesús, María y José"; de las 67 caballerías de tierra que poseía en el siglo XIX, sólo quedaba el núcleo principal -constituido por la finca del campesino Segundo González Cruz- de apenas 2 caballerías de extensión.

El yerno de Segundo nos había avisado del hallazgo -
mientras preparaba las tierras que estaban destinadas para el cultivo del tabaco- de algo que parecía ser la zapata de una construcción de ladrillos. La reja del arado había chocado en varias ocasiones con los referidos restos de construcción, mientras pasaba el arado al terreno. Indiscutiblemente, que el hallazgo debe tener relación con las antiguas edificaciones de la hacienda.


ACTIVIDADES PREPARATORIAS

Estos hallazgos se producían con posterioridad a la culminación del Curso de Arqueología Colonial (año 1988). De inmediato nos dimos cita miembros del grupo CAONAO con investigadores del Museo Provincial de Historia y del Museo Municipal de Cabaiguán. El objetivo de este encuentro era extender una invitación a éstos últimos para que participen en los trabajos de campo que llevaríamos a cabo, con vista a localizar los cimientos de las restantes construcciones o edificaciones que formaron parte de de la hacienda "Jesús, María y José".


Sólo teníamos disponibles dos días a nuestro favor para realizar las actividades de campo que acabábamos de proyectar, pues el campesino iba a sembrar de inmediato esas tierras; por ser la época más idónea para la siembra de tabaco. Contábamos, además
con el permiso de la Comisión Provincial de Monumentos, independientemente de que toda el área -hasta esa profundidad- estaba alterada, pues dichos terrenos habían sido dedicado a la agricultura desde hace quizás cerca de un centenar de años atrás.

El equipo de trabajo que logramos conformar estaría integrado de la siguiente manera:
-Por el grupo CAONAO--- lic. Santiago Silva Gracía, ing. Orlando Álvarez de la Paz,
lic. Leonardo Rojas Pérez, Mario Makeira, Leonardo Pérez Cañizarez y Eblys Morell González.
-Por el Museo Provincial de Historia--- lic. Domingo Corvea Álvarez.
-Por el Museo Municipal de Cabaiguán---lic. Rey Fernández Corral.

Nos entrevistamos con el yerno de Segundo González Cruz; quien estaba a cargo de la finca actualmente. Segundo ya no trabajaba la tierra y se encontraba viviendo en la ciudad de Sancti-Spiritus.


INICIO DE LAS ACTIVIDADES DE CAMPO

exc_ty_6sLocalizamos y demarcamos el área donde el arado había chocado con partes de la zapata oculta bajo la tierra; mientras Rey Fernández y Domingo Corvea realizaban una exploración a todo lo largo y ancho de las tierras que habían sido roturadas recientemente, fue así que logramos señalizar otros restos de construcción y colectar algunas evidencias pertenecientes al siglo XIX; tales como: restos de platos de losa decorada, una vaina de cartucho calibre 45, un tintero de gres esmaltado y fragmentos diversos de botellas de vino, entre otras.

A partir de ahora el trabajo más duro se avecinaba: retirar la gruesa capa de tierra que ocultaba los restos de edificaciones. Cuando éstas queden al descubierto, podremos entonces conocer cómo estaban situadas espacialmente y cualquier otro detalle que pueda aportar información de interés.

Comenzamos las excavaciones a partir del borde de la zapata más próxima a la torre y a partir de aquí nos fuimos desplazando, de manera que inicialmente el objetivo era dejar al descubierto todos los cimientos para posteriormente comprobar la presencia de pisos u otros complementos constructivos.

Mientras estas actividades se desarrollaban, Eblys Morell decide subir hasta lo alto de un árbol, próximo a la torre de Yero; para desde allí, ir tomando constancia gráfica con su cámara de lo que allí estaba aconteciendo. Sin duda era el lugar más aconsejable para tomar las fotografías, pues se observarían más detalles.

exc_ty_3sLeonardo Rojas y Leonardo Cañizares (en la imagen) se han colocado en los extremos de los cimientos para que se tenga una idea de las dimensiones de estas edificaciones.

El eje longitudinal de estas construcciones se sitúa en la dirección NW - SE y el río Tuinucú se localiza a sólo 200 m., aproximadamente y en esta dirección.

Durante el resto del día se fueron obteniendo adelantos en las excavaciones que se venían desarrollando en lo que fue en el siglo XIX: la hacienda "Jesús, María y José".

t. campo tLeonardo Rojas, Domingo Corvea, Santiago Silva y Leonardo Cañizarez extraen la tierra que a lo largo de los años se ha ido depositando en el área interior de estas construcciones.

La tierra podía retirarse con cierta facilidad debido a la roturación realizada días antes; lo cual posibilitaba que esta estuviese no tan compacta, beneficiando en sumo grado su manipulación.

Santiago Silva y Mario Makeira tenían a su cargo realizar todas las mediciones pertinentes de interés; así como elaborar el croquis donde debían aparecer todos los elementos hasta ahora localizados que formaron parte de la hacienda "Jesús, María y José".
exc_ty_8sEl día estaba a punto de culminar; sin embargo los trabajos de excavación habían adelantado hasta lograr poner al descubierto los límites exteriores de las instalaciones.

Recogimos todos los equipos e instrumentos que habíamos empleado y finalmente los dejamos guardados en uno de los ranchos del yerno de Segundo González, hasta el día siguiente en que continuaríamos las excavaciones.


SEGUNDA JORNADA DE TRABAJO EN LA HACIENDA

t campo t yero 4Comenzamos los trabajos temprano en la mañana y alrededor de las 10:00 a.m. ya teníamos casi el 70 % de lo que fueron los pisos y el borde de los cimientos casi visibles; en el cual se observaba claramente la marca de lo que fue la primera hilada de ladrillos de la pared. Todo parece indicar que estamos en presencia de una edificación compuesta por tres habitaciones o departamentos, separadas por paredes divisoria o tabiques.

El piso, bastante bien conservado, mostraba un color rojizo en una de las habitaciones; mientras que las dos restantes y contiguas lo eran de color verde.

loclizacion t yero copiaEn el croquis de la imagen puede observarse la forma en que estaba ubicada la casa de vivienda, la torre, el pozo de brocal y el tejar.

El hallazgo de un aro de metal perteneciente al centro de una rueda de carruaje o coche en el departamento o habitación más próximo a la torre, permitió identificar este como el lugar destinado para guardar el coche (cochera).

En este sector de la casa de vivienda se colectaron las evidencias más importantes de la investigación que estábamos realizando.
Precisamente cuando limpiábamos el área donde se encontraba el aro del carruaje y en la habitación contigua se produjo el descubrimiento de lo que hasta estos momentos no habíamos podido demostrar claramente: que las instalaciones de la hacienda "Jesús, María y José" habían sido pasto de las llamas

t campo t Yero 2Las primeras referencias acerca de que la hacienda -al finalizar la Guerra de Independencia- se encontraba junto a otras fincas en un lamentable estado de abandono nos llegan directamente del historiador Rogelio Concepción en su obra Historia de Cabaiguán.

Silva, Álvarez y Fernández (1988) en su investigación: Elementos constructivos y arquitectónicos de la torre de Yero; parten del hallazgo de huellas de hollín en los lugares donde presumiblemente debieron de existir ciertas molduras de madera en la referida torre para afirmar por primera vez que en la hacienda se produjo un incendio de grandes proporciones, el cual provocó afectaciones en la torre; así como la destrucción de la casa de vivienda y otras instalaciones aledañas.

exc_ty_10
Sin embargo, las dos imágenes anteriores evidencian -sin lugar a dudas- que en la casa de vivienda se produjo un incendio, pues las muestras de carbón vegetal en el interior del aro metálico del coche y en la habitación contigua, junto a fragmentos de madera quemada, permiten arribar a tal conclusión.

Dimos por concluidas nuestras actividades de campo en este reducto de lo que fué la denominada hacienda "Cayajaca", en pleno siglo XVIII y posteriormente hacienda "Jesús, María y José", en el siglo XIX. Por tales motivos emprendimos el cierre final: volver a cubrir con tierra los cimientos de la casa de vivienda, pues estos estaban en una propiedad privada y en los días venideros se comenzaría la siembra de tabaco. Este había sido nuestro compromiso con el campesino.

Nos marchamos todos satisfechos por los resultados obtenidos al final de esos dos días de ardua labor. Habíamos profundizado los conocimientos de nuestra historia local y también habíamos participando de manera directa en la búsqueda de este secreto oculto bajo la tierra.

Copyright:
Santiago F. Silva García
Orlando Álvarez de la Paz
Domingo Corvea Álvarez
Rey Fernández Corral


Creative Commons License


Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

-------------------------------------------------------------------------------------------------
Agradecemos la colaboración de los miembros del Grupo CAONAO que participaron en las actividades de campo durante la búsqueda y localización de las instalaciones de la hacienda "Jesús, María y José"; también a Domingo Corvea Álvarez y Rey Fernández Corral, de los museos Provincial de Historia y Municipal de Cabaiguán, respectivamente.
-------------------------------------------------------------------------------------------------


email: aguilasdeanaga@gmail.com

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal